Apadrina a un niño especial

fisioterapia-alcala-de-henares-logo-1
Abrimos los sábados
23 octubre, 2017
Mostrar todas

Apadrina a un niño especial

fisioterapeutas-alcala-de-henares-p

Cuando una familia espera un bebé, lo hace cargada de ilusión, proyecta deseos e ilusiones sobre él, y la frase más pronunciada es “lo importante es que venga bien”.

A veces el bebé nace y las cosas no son como esos padres esperan. Su hijo tiene un problema y necesita ayuda, necesita una atención integral que arrope a la familia, la acompañe en el proceso y cubra las necesidades terapéuticas de su hijo.

Hay familias que pueden hacerse cargo de cubrir este servicio y otras que no. Las ayudas se tramitan lo antes posible, pero tardan en llegar y otras veces reciben la ayuda pero no es suficiente para su necesidad.

Surge así el proyecto “Apadrina a un niño especial”. Es un proyecto dirigido a todas aquellas personas y entidades que quieran contribuir como obra social a ayudar a un niño que presenta alteraciones en su desarrollo, a poder paliarlas, mejorarlas y a avanzar en un desarrollo lo más pleno posible en todas las áreas. A través de un tratamiento integral que aúne las intervenciones necesarias para que el niño y su familia puedan estar apoyados y atendidos en todos los servicios que necesiten.

Esta es la carta que CDIAT Fisiokid escribió a la “Hermandad de Nuestro Padre Jesús Resucitado y Nuestra Señora de la Salud de Alcalá de Henares”, que ha apadrinado a un niño de cuatro años, como agradecimiento en nombre del centro, del niño apadrinado y de su familia, por la ayuda que van a prestarle y qué tan primordial es para su futuro.

GRACIAS POR CONFIAR EN NOSOTROS.

“Querida Hermandad,

Hace 30 años, este pasado miércoles 20 de noviembre se firmó la Convención de los Derechos del Niño, en la que se reconoce que son individuos con derecho de pleno desarrollo físico, mental y social. Es obligación del Estado adoptar medidas necesarias para dar efectividad a todos los derechos reconocidos en la Convención.

Como se indica en esta “declaración”, el niño por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidados especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento.

En su artículo 6, se habla de garantizar la supervivencia y el desarrollo del niño.

Por desgracia, esto no se cumple en millones de casos en el mundo, pero gracias a vuestra gran sensibilidad y sobre todo a “personas especiales” como vosotros tenemos la posibilidad de ayudar a que un “niño especial” reciba los tratamientos que necesita para que pueda alcanzar su máximo potencial y acompañarle como se merece en su desarrollo. Los niños no eligen el lugar en el que nacen, ni los recursos de su familia, ni las dificultades de salud con las que se encuentran… en definitiva NO ELIGEN NADA y lo que es una realidad es que unos tienen más suerte que otros. Debemos de estar cerca de los que no tienen la posibilidad de recibir la ayuda que tanto necesitan.

Sí, he reiterado la palabra “especial” en un par de ocasiones. No ha sido fortuito. Me sale del corazón. Si buscáis esta maravillosa palabra en el diccionario encontraréis dos acepciones muy diferentes. La primera es la siguiente, “que es muy adecuado o exclusivo para una determinada cosa o persona”. La segunda, “que es singular, poco corriente o diferente de lo ordinario”.

En la primera acepción, estáis incluidos vosotros, la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Resucitado y Nuestra Señora de la Salud, en la segunda el niño al que vais a ayudar.

Trabajando en el ámbito del neurodesarrollo infantil tenemos múltiples experiencias que hacen que la vocación de los que trabajamos con ellos vaya en aumento cada día. Ver sus ojos a veces tristes, a veces alegres, a veces perdidos, a veces agradecidos… nos hace pensar que somos piezas importantes en ese puzle que para ellos y sus familias es tan difícil de encajar.

Enhorabuena y mil gracias en nombre de la familia de este niño, de él mismo y de los profesionales que trabajamos para ayudarle. Vosotros ahora sois una gran pieza de ese puzzle.”